Bardenas Reales

Parque Natural de Bardenas Reales de Navarra

Reserva de la Biosfera

Se trata de un paisaje semidesértico de una belleza casi salvaje y un gran valor natural.

Está situado al sureste de Navarra, con una extensión de más de 42.000 hectáreas, está muy cerca de Tudela y a unos 70 kilómetros de los Pirineos.

Estas tierras pertenecieron al patrimonio de los Reyes de Navarra, que, desde el siglo IX fueron cediendo derechos de uso a varias poblaciones. A partir de ahí se forma la Comunidad de Bardenas Reales (entidad local) que gestiona este territorio.

¿Quién se lleva los restos del pasado?
A veces se tropieza uno con ellos en lugares como este.
Joan Margarit

Ver: Comunidad Bardenas Reales


Iglesia de Borgund


La iglesia medieval de madera de Borgund está situada en Lærdal. Se construyó en torno al año 1180 y es una de las iglesias de madera mejor conservadas de Noruega.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es img-0437.jpg

Borgund es considerada la iglesia medieval de madera entre las iglesias medievales de madera: la más auténtica de todas, con su construcción escalonada, con galerías, deambulatorios, nave central elevada, blasones en arcos y revestimientos en forma de concha en los techas y muros.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es img-0738-1.jpg

Está ricamente decorada con cabezas de dragón, diseños de otros animales y ornamentación en forma de vid. El interior medieval de la iglesia de madera está prácticamente intacto al paso de los años.


Up & Down

Escaleras en Akelarre
por el estudio de arquitectura Mecanismo, de Marta Urtasun y Pedro Rica.

Cada paso que daban, cada peldaño que pisaban, se convertía en suelo luminoso hacia un lejano pero espléndido oriente. Se levantaban cúpulas en escorzo, rayos diamantinos y llamas de ámbar con rubores de coral contra sus rostros gozosos. (Variaciones sobre John Keats).

De cara al rio

No se puede decir que el río sea la “cara oculta” de la ciudad, de ninguna manera, pero hay días, cuando el mar está bravo, en los que todas las miradas se concentran en el extraordinario espectáculo que nos ofrecen las olas saltando en el Paseo Nuevo de San Sebastián.

Esta tarde volverá a ser uno de esos momentos, y todos estaremos allí, pero a esta hora de la mañana que la marea está baja, he vuelto la mirada hacia él . Ahí estaba magnífico, luminoso, apacible…


El viejo puente

El único viaje verdadero es el que se hace a través de las naturalezas muertas.

Para ellas el tiempo es un túnel que lleva al acabamiento, al final, a la podredumbre, al silencio que cierra y sella el horizonte.

Vivir, así, parece un ejercicio fatigoso, una carga, un viaje con un fardo muy pesado, un ciclo sisifeano sin otra parada y fonda que el deslumbramiento en breves instantes, que los brillos obsesivos de la pasión, que el engaño de un neón que señala un lugar ficticio llamado felicidad.

Viajar es ser un punto en el interior de una esfera; un punto indeciso que no ocupa lugar determinado y que gira sin destino como satélite de un agujero negro.

Mi vida no es la belleza árida de un desierto ni la selva lujuriosa y excitante. Mi vida es un viaje por las cajas chinas de la memoria que reúne esas naturalezas muertas como compañeras de diálogo en el único monólogo posible…

Textos: Antonio Garrido (Viajar por entre laberintos) (extracto)
Imágenes del Puente entre Irún y Hendaia