A cubierto

Estamos en las Islas Lofoten, uno se pregunta si hay vida más allá de la línea del Ártico, es un decir, pero te encuentras con esta escena y te reconcilias un poco con tu inocente pensamiento. Las propias gaviotas están a cubierto, y cabe pensar que pasan gran parte de su vida encaramadas a esa gran roca con forma de tiburón que te recibe en el puerto de Nusfjord.

¿Y, quién se atreve a ir al restaurante con este reclamo de una cabeza seca de bacalao con la boca abierta?

Cada año, el bacalao noruego emprende un viaje de más de mil kilómetros desde el Mar de Barents hasta las costas del archipiélago de las Islas Lofoten para desovar. Huele y sabe a mar y suena a viento arremolinado entre las espalderas de madera donde se secan las pieles del bacalao.
Fuente: Traveler.es

El atardecer nos despide con una imagen inolvidable.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s