En la alcoba, en la luz que llegaba de los faros de todos los puertos, de todos los continentes, se movían los mares, los océanos, los árboles y los matorrales, los pájaros nocturnos por todas partes. La duración no estaba vinculada al amor de los sexos, sino a las cosas sencillas, a los momentos que no tienen importancia; acariciar un rostro querido, escuchar el vacío de alguien que te falta, pensar en el niño que fuiste y seguir siendo amigo de ti mismo…


Alteraciones sobre el poema La Duración de Peter Handke
(Premio Nobel de Literatura 2019)

Publicado originalmente en MJB Literaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s