Chimeneas

Hasta este viaje no había sido consciente de la belleza que pueden llegar a tener las “chimeneas”. Las consideraba una estructura obligada en tiempos remotos cuando la única fórmula para calentar los hogares era el fuego.

En algún momento, tuve la oportunidad de vivir con unos amigos en Londres. En aquella casa cada habitación tenía su propia chimenea. Estos días de ruta por Bretaña recordé las tardes de domingo frente al fuego en el gran salón, charlando, leyendo, o escuchando música y tomando algo caliente. Sentí una gota de nostalgia pensando en aquellos momentos y en las personas que me rodeaban entonces.

Días después, organizando las fotografías del viaje, me doy cuenta de que, sin habérmelo propuesto, he retenido, no solo en mi mente y en mi mirada, sino también en mi cámara, imágenes de algunas chimeneas que removieron mis recuerdos.

Me preparo algo caliente con una gota de nostalgia y elijo una música de blues para una tarde de domingo… Me hace sentir bien.


Pulsar sobre cualquiera de las imágenes para verlas en tamaño original.



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s