Palau

Tuve la gran suerte de conocer el Palau de la Música Catalana en Barcelona. “El edificio es una perla arquitectónica del modernismo catalán, la única sala de conciertos declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO (1997). 

Llenaba el espacio de la gran sala de conciertos “caja de música mágica” la preciosa luz natural de un día luminoso de setiembre. La decoración modernista majestuosa y elegante daba la sensación de estar siendo partícipe de una obra de teatro en un bellísimo escenario atemporal. Mientras la música de Bach inundaba el espacio e impregnaba de una intensa emoción el momento.


Up & Down

Escaleras en Akelarre
por el estudio de arquitectura Mecanismo, de Marta Urtasun y Pedro Rica.

Cada paso que daban, cada peldaño que pisaban, se convertía en suelo luminoso hacia un lejano pero espléndido oriente. Se levantaban cúpulas en escorzo, rayos diamantinos y llamas de ámbar con rubores de coral contra sus rostros gozosos. (Variaciones sobre John Keats).