Unsteady

BLANCO Y NEGRO, FOTÓGRAF@S

Esta es una historia que me ha tocado el corazón buscando imágenes en blanco y negro. Las fotografías de Shira Gold, sin darme cuenta, me han atrapado y me han llevado al lado oscuro de la vida. Allí he llorado a solas, a solas…

Esperé ilusionada su llegada, se me hizo muy largo el tiempo hasta tocarla con mi pequeño corazón. Con ella aprendí lo que era compartir y, por educación, conocimos valores como la generosidad, el respeto, la honestidad, la humildad, la bondad, la solidaridad. No siempre supimos aplicarlos en nuestra vida juntas aunque quizás sí lo intentamos algunas veces. Y a pesar de las amenazas de los mayores de que si nos portábamos mal la una con la otra iríamos al infierno, cometimos pecados —que nos tocaba confesar entonces— como la ira, la rabia, la envidia, la soberbia… Tuvimos una infancia feliz, yo la amaba.
Pero a medida que fuimos creciendo, los vientos nos fueron dispersando y la balanza perdió su inestable equilibrio,
Tuvimos hij@s y niet@s, la muerte arrasó las profundas raíces que nos habían mantenido erguidas sobre la tierra.

«Unsteady» —dice Shira Gold en sus magníficas fotografías en blanco y negro—, unsteady I am since then…

Los pájaros ya no cantan en las ventanas, el sol es más pálido cada día,
la música más bella que escucho es la que suena como nuestras risas de niñas.

2 comentarios en “Unsteady

Los comentarios están cerrados.