Ocaso en los cristales

Esa luz que sostuve conmigo y con mis días su espacio extingue ahora.
Pero de tal manera amor me fue velando su engaño en los cristales que,
todavía a ciegas, la pasión prevalece.
María Victoria Atencia